Ejercicio durante el embarazo

Ejercicio durante el embarazo

Realizar ejercicio durante el embarazo constituye una práctica saludable. En ausencia de complicaciones o contraindicaciones médicas, se considera seguro y deseable mantener una rutina habitual de actividad física. Las mujeres que ya entrenaban antes del embarazo pueden continuar su rutina, con las modificaciones necesarias de acuerdo a los cambios anatómicos y fisiológicos propios de la gestación. Asimismo, en el caso de quienes llevaban un estilo de vida sedentario, éste resulta el momento perfecto para iniciar y sacar ventaja de un buen programa de ejercicios pautado por un profesional. Beneficios del ejercicio durante el embarazo Es importante valorar los siguientes beneficios derivados de la actividad física durante el embarazo. Reduce la intensidad y frecuencia de los dolores de cuello, espalda y lumbares; además ayuda a mantener mejor postura corporal.Minimiza la presencia de molestias, como hinchazón de los pies o calambres en las piernas.Contribuye a controlar el aumento excesivo de peso. En el caso de mujeres obesas, el ejercicio durante el embarazo ayuda a prevenir efectos adversos en la placenta y otras complicaciones por sobrepeso.Estimula el tránsito intestinal, con esto mejora la digestión y evita sufrir de estreñimiento.Aumenta el flujo sanguíneo, por lo que disminuye la propensión a presentar problemas circulatorios, como edema o varices.Ayuda a prevenir ciertas complicaciones, tales como diabetes gestacional, hipertensión y preeclampsia.Mejora el estado de ánimo. Mediante el ejercicio se liberan endorfinas e incremente la producción de serotonina, lo que potencia las emociones positivas y ayuda a reducir el estrés.Facilita el descanso y a conciliar el sueño.Fortalece la musculatura del suelo pélvico. De esta manera, favorece la preparación para el momento del parto y previene futuros trastornos,...
Diastasis abdominal: qué es, como prevenirla y solucionarla

Diastasis abdominal: qué es, como prevenirla y solucionarla

Muchas mujeres tras ser madres no sienten el abdomen como antes, pero no entienden por qué, presta atención porque puede que te esté ocurriendo lo siguiente. La diástasis abdominal o del recto del abdomen es la separación de los músculos del abdomen a causa de un daño en el tejido conectivo, que supone un problema tanto funcional como estético. Existen distintos tipos de diastasis, una cuando no hay rotura de las estructuras aunque estemos en riesgo y otra cuando la estructura que une los abdominales se rompe provocando que las vísceras salgan hacia fuera al mínimo esfuerzo. Casi un 70% de las mujeres embarazadas sufre esta patología. ¿Por qué se produce? Se puede producir por diferentes causas y los hombres también pueden sufrirla. Por un aumento excesivo de peso, ya que podemos provocar que la línea alba no soporte la presión a la que es sometida. Por estreñimiento excesivo. O la causa más común, por el embarazo, ya que la respuesta natural es adaptarse al desarrollo del bebe y proporcionarle espacio separando los tejidos de la pared abdominal. Además durante este periodo se producen importantes cambios hormonales que alteran la estructura y elasticidad de los tejidos. ¿Cómo se si sufro diástais? Un fisioterapeuta te lo diagnosticará con seguridad, pero puedes hacerte una idea orientativa si al tumbarte boca arriba con las rodillas flexionadas y plantas de los pies apoyadas, tratas de tensar el abdomen y puedes hundir un dedo o más en la línea media del recto abdominal. A partir de 2 – 2,5cm se considera diastasis. No te explores tu abdomen hasta pasar aproximadamente una semana tras el parto...