La grasa NO se transforma en músculo, ni al revés

La grasa NO se transforma en músculo, ni al revés

Alguna vez habrás oído a un “entrenador” en el gimnasio decir, sigue así que con las pesas poco a poco esa grasa se irá transformando en músculo”… Yo misma lo he escuchado y me han preguntado por ello. Ojalá pudiera hacer llegar este artículo a toda la humanidad, ojalá se compartiera en todas las redes y webs existentes y llegara hasta la última esquina del gimnasio más escondido. Sabiendo esto mucha gente cambiaría la forma de entender su entrenamiento y por tanto entendería de otra manera como está evolucionando su cuerpo. Que la grasa se transforma en músculo es otro de los más antiguos y conocidos mitos que rodean el mundo del deporte. Debemos entender que el tejido muscular y el tejido graso son completamente diferentes y tienen funciones diferentes. Los músculos tienen capacidad para aumentar de tamaño cuando se estimulan con el entrenamiento adecuado, mientras que si dejas de entrenar simplemente vuelven a disminuir. Diferencias entre tejido muscular y grasa Tenemos diferentes tejidos musculares, para no extenderme en la redacción únicamente citar el músculo cardiaco que por razones obvias sabemos que es involuntario y el músculo esquelético, es decir, en el que pensáis todos cuando tenéis que citar alguna parte de vuestro cuerpo. Este tipo de fibras son las que podemos controlar conscientemente y son las conocidas como fibras rojas (tipo 1) o blancas (tipo 2). Se compone en su mayoría por proteínas que obtenemos a través de la alimentación y su función principal es sujetar en pie nuestro organismo, dar estabilidad, mantener la postura y permitirnos el movimiento. En segundo lugar se sitúan las células grasas o...