Alergia o intolerancia

Alergia o intolerancia

Hoy en día son algo muy común y en muchas ocasiones se utilizan como términos similares cuando realmente no lo son, no provocan la misma reacción, ni deben ser tratados igual. Por desgracia se suele sufrir un largo tiempo de molestias hasta que se consiguen diagnosticar y es que estos dos términos pese a que pueden cursar síntomas relativamente parecidos son dos afecciones muy diferentes. ALERGIA Se produce una reacción del sistema inmunitario que lucha contra el alimento invasor y necesita ser tratado de urgencia, puede provocar dolor de estómago, urticaria, problemas para respirar o incluso acabar en la muerte de la persona. Las padece aproximadamente un 2% de la población adulta. INTOLERANCIA Se produce una reacción metabólica en el sistema digestivo, no interviene el sistema inmune y generalmente tenemos problemas para digerir el alimento, gases, diarreas, cólicos, hinchazón o incluso picores o manchas por el cuerpo. Las intolerancias pueden aparecer en cualquier momento de nuestra vida y las más habituales son: lactosa (aproximadamente un 15% de la población en España), fructosa y gluten, aunque cada vez surgen más. Ahora que ya sabemos que no deben confundirse estos términos, matizamos unas últimas curiosidades: No es lo mismo la intolerancia a la lactosa que la alergia a la leche, esta segunda opción es una alergia a la proteína de la leche de vaca, no al azúcar lactosa. Dependiendo de la sensibilidad a la lactosa que se tenga puede no ser necesario eliminar los lácteos por completo o es probable que se puedan introducir otras fuentes como quesos o yogures. Una persona con enfermedad celiaca puede no mostrar síntomas hasta que...
El huevo y lo que nunca se cuenta

El huevo y lo que nunca se cuenta

En este artículo encontrarás diferentes peculiaridades acerca del huevo, un elemento que nunca falta en la cocina, que todos utilizamos pero sobre el que circulan opiniones muy diferentes.     ¿Alguna vez has tenido gases tras comer huevos? Si comer huevos te produce gases puede ser un síntoma de intolerancia, no significa que tengas alergia sino una falta de enzimas en tu sistema digestivo (o que has comido demasiados…). Por lo general aunque una intolerancia es incurable, el cuerpo suele desarrollar una adaptación si continuas utilizándolos y terminan por no darte ningún problema si el resto de tu dieta es equilibrada. Esta intolerancia se produce cuando tenemos problemas para digerir la proteína del huevo, ya que tu intestino no es capaz de descomponer sus nutrientes. Puedes detectar esta intolerancia si tienes exceso de gases, hinchazón, dolor de barriga, incluso diarrea o naúseas.      ¿Cómo saber si un huevo es fresco o no? A medida que pasan los días la calidad del huevo disminuye. Este alimento está constituido en su mayoría por agua, esa agua se escapa en forma de vapor a través de los poros de la cáscara, lo que hace que este pese menos. Un huevo fresco debe ir al fondo de un vaso de agua, mientras que un huevo viejo flotará ya que su densidad ha disminuido.      ¿Todos los huevos son iguales? Entre huevos “marrones” y huevos “blancos” no existen diferencias significativas, como anécdota podemos apuntar que en España un 80-85% de huevos consumidos son morenos, mientras que en Estados Unidos prefieren los blancos.      ¿Qué son las manchas internas que presentan algunos huevos? La frecuencia de estas manchas depende...