Alimentación y prevención de enfermedades

Alimentación y prevención de enfermedades

La alimentación diaria puede promover nuestra salud y disminuir el riesgo de sufrir ciertas enfermedades como las cardiopatías, la diabetes tipo 2 o incluso el cáncer. Una dieta equilibrada, rica en nutrientes correctos, resulta esencial para la salud y contribuye a fortalecer el sistema inmunitario, además de favorecer el adecuado funcionamiento de todos los procesos fisiológicos del organismo. En ese sentido, aquí te presentamos interesante información sobre alimentación y prevención de enfermedades. ¿Qué beneficio ofrecen los nutrientes presentes en la alimentación? Los alimentos ricos en nutrientes combaten las enfermedades, pues poseen alto contenido en vitaminas, minerales, fibra, fitoquímicos, fibra, proteínas, grasas saludables y agua. Estos nutrientes ayudan al cuerpo a funcionar eficazmente. Vitaminas: compuestos orgánicos que favorecen los procesos metabólicos y estructurales. Entre las vitaminas hidrosolubles están: tiamina, riboflavina, niacina, biotina, piridoxina, cobalamina, vitamina C; mientras que entre las vitaminas liposolubles encontramos: A, D, E y K. Minerales: compuestos inorgánicos que promueven los procesos metabólicos y estructurales. Los minerales principales son: calcio, fósforo, potasio, sodio, cloruro, magnesio, azufre; y los minerales traza: yodo, hierro, manganeso, cobre, zinc, cromo, selenio, flúor, molibdeno. Fitoquímicos: compuestos que dan color a las plantas y proporcionan beneficios más allá de los aportes nutricionales básicos. Por ejemplo: licopeno (pigmento rojo), carotenoides (pigmento naranja/amarillo), luteína (pigmento verde), antocianina (pigmento rojo/morado/azul). Fibra: carbohidratos complejos no digeribles que se encuentran en una gran variedad de alimentos integrales. Permiten estabilizar el azúcar en la sangre, regulan los movimientos intestinales, benefician a las bacterias intestinales sanas, aumentan la saciedad y favorecen el colesterol saludable. Proteínas: cadenas de aminoácidos que crean anticuerpos, mantienen el pH de la sangre, proporcionan estructura, crean...
¿Qué significa «dieta» realmente?

¿Qué significa «dieta» realmente?

La mayoría de las personas al escuchar la palabra dieta, enseguida la asocian con algún régimen alimenticio especial para cumplir un propósito determinado, como subir o bajar de peso. Sin embargo, es otro su verdadero significado. En este artículo vamos a responder ante la interrogante ¿Qué es dieta realmente? Así como explicar otros aspectos de interés, que seguro te serán de gran ayuda para orientarte sobre el tema. Dieta desde el punto de vista nutricional La dieta se refiere a los alimentos y bebidas que consume regularmente un individuo (o un grupo). No se trata de una forma de alimentación particular o puntual, sino de lo que habitualmente la gente ingiere para cubrir sus requerimientos nutricionales diarios. Para llevar una dieta saludable y equilibrada hay que combinar diversos grupos de alimentos, pues ningún alimento por sí solo puede aportar todos los nutrientes que la gente necesita. Estos nutrientes incluyen: hidratos de carbono, grasas, proteínas, minerales y vitaminas. Los hidratos de carbono incluyen almidones y azúcares. Las grasas proceden tanto de las plantas como de los animales; así, tenemos aceites vegetales como el de oliva y grasas animales procedentes de la carne, el pescado y los huevos. Las proteínas se encuentran en casi todos los alimentos en mayor o menor medida. Los productos animales son sin duda las fuentes de mayor valor biológico, y aunque de otra manera los cereales integrales, los frutos secos y las legumbres también la contienen en cierta medida. Las vitaminas y los minerales también están presentes en la mayoría de los alimentos, en cantidades variables. Las verduras de color naranja, como las calabazas y zanahorias,...
6 Consejos para mejorar tu alimentación en invierno

6 Consejos para mejorar tu alimentación en invierno

El invierno es una estación que nos provoca sorprender al paladar con comidas calientes y cargadas de mucho sabor. Sin embargo, es importante entender que las bajas temperaturas no exigen excesos en cuanto a la ingesta de grasas, proteínas y carbohidratos. Es por ello que en este post te traemos 6 consejos para mejorar tu alimentación en invierno, que te servirán de guía a fin de mantenerte en forma, siguiendo saludables pautas nutricionales. 1.- Evitar el consumo de grasas Si bien es cierto que la grasa constituye un aislante térmico, no es menos cierto que resulta erróneo acumular grasa corporal como mecanismo protector ante el frío. Esto en realidad no es necesario, en especial por contar actualmente con efectivos sistemas de calefacción que permiten la termorregulación sin experimentar drásticos cambios; además te costará mucho trabajo eliminarla más adelante. La recomendación es no excederte en preparaciones con alto contenido de grasas saturadas, aunque te apetezca. 2.- Mantener a raya los carbohidratos Los requerimientos energéticos no se modifican según la estación del año, por lo que hay que evitar comer más calorías de las necesarias. Nuestro cuerpo obtiene energía de los alimentos provenientes de todos los grupos alimenticios, así que es conveniente consumir un adecuado balance entre frutas, legumbres, verduras, proteínas y grasas, aun cuando sean más frecuentes las ganas de comer platos densos calóricamente durante el invierno. 3.- Cuidar el sistema inmunológico Durante el invierno nuestro organismo es más vulnerable a contraer catarros y resfriados, por ello debemos prestar mayor atención al fortalecimiento del sistema inmunológico. En este sentido, cobra relevante importancia la alimentación. A efectos de una adecuada protección...
Tipos de aceites

Tipos de aceites

Hoy en día, del mismo modo en que podemos gozar de una gran variedad de alimentos en la cocina, también podemos encontrar toda una gama de aceites muy diferentes entre sí y que tiene distintos tipos de propiedades. Algunos son incluso más beneficiosos que otros, ya que no hay que olvidar que también existen los “aceites malos” de los que te hablaremos a continuación. Hay diferentes tipos de aceite en función de los ácidos grasos con los que cuentan. En ese sentido, se puede distinguir entre las grasas saturadas y las grasas insaturadas. Grasas saturadas: son aquellas que tienden a ser solidas si se mantienen a temperatura ambiente. Pueden encontrarse en alimentos de origen animal como la mantequilla, la leche o la manteca, pero también en aceites como el aceite de coco o el aceite de palma.Grasas insaturadas: son las que se mantienen líquidas en temperatura ambiente y contribuyen a la regularización de los niveles de colesterol. Dentro de este tipo de grasas se pueden diferenciar las monoinsaturadas muy presenten en el aceite de oliva que ayudan a aumentar los niveles de colesterol HDL (el bueno) y disminuir el colesterol LDL (el malo). Es por ello por lo que son el tipo de grasas más recomendadas para prevenir enfermedades cardíacas y cardiovasculares. Por último, dentro de este grupo también podemos encontrar las grasas poliinsaturadas que se hallan fundamentalmente en aceites vegetales como el de lino, y suelen ser ricas en Omega 3 y Omega 6. Para conseguir un correcto equilibrio en la dieta, hay que saber en qué porcentajes debemos ingerir las grasas, puesto que todo es bueno en...
Antioxidantes y R-ALA

Antioxidantes y R-ALA

Los antioxidantes son sustancias naturales o fabricadas por la industria que ayudan a prevenir o retrasar el daño de las células del organismo. Se pueden encontrar antioxidantes en muchas frutas y verduras como por ejemplo los arándanos, las moras, bayas, ciruelas, tomates…, así como en algunos suplementos dietéticos. ¿CUÁLES SON LOS ANTIOXIDANTES MÁS COMUNES Y QUÉ FUNCIÓN TIENEN? Entre los antioxidantes más habituales se puede encontrar: Betacarotenos: para evitar daños en la retina y mantener una correcta capacidad visual, así como el óptimo funcionamiento del sistema inmunitario.Luteína: del mismo modo que con los betacarotenos, la luteína también se encarga de proteger la vista y reducir la pérdida de visión. Además, también protege la piel de la incidencia de los rayos solares y previene el envejecimiento.Licopeno: este antioxidante sirve para reducir la presión arterial alta, los riesgos de cáncer y el colesterol alto.Selenio: el selenio ayuda a la prevención de cánceres en tanto que se encarga de la protección de proteínas del organismo.Vitamina A: se encarga del correcto mantenimiento y desarrollo del tejido óseo, de los dientes y de la piel.Vitamina C: contribuye a la protección de las proteínas, los lípidos y los hidratos. Así como protegen el ADN y el ARN del estrés oxidativo que puede llegar a producirse en los ácidos nucleicos.Vitamina E: se encargan de proteger las membranas celulares, así como mantener los niveles correctos de colesterol; evitando una crecida exponencial del colesterol LDL (popularmente conocido como el mal colesterol).Glutatión: protege las células de la oxidación, lo cual permite disminuir los síntomas de envejecimiento, así como el envejecimiento prematuro. Tomates, pimientos y zanahorias En cuanto a los...
Lipedema, qué es, síntomas y tratamiento

Lipedema, qué es, síntomas y tratamiento

LIPEDEMA El  lipedema comienza como un problema estético de acumulación de grasa en la parte inferior del cuerpo, a pesar de que los pies mantengan su tamaño normal, y que con el tiempo puede causar dolor y otras molestias, incluyendo la inmovilidad. Esta afección no debe confundirse con la linfedema, en la cual los pacientes tienen una disfunción del sistema linfático que los hace más vulnerables a infecciones o celulitis, mientras que los pacientes con lipedema presentan una función linfática normal. ¿QUÉ ES? El lipedema (o lipoedema) es una afección que consiste en la acumulación excesiva o de forma irregular de células grasas en la parte inferior del cuerpo; principalmente se presenta en las mujeres. El lipedema suele afectar las nalgas, los muslos, las pantorrillas y rodillas. Aunque menos frecuente, también puede afectar a la parte superior de los brazos, pero no las manos ni los pies. Es importante destacar que algunas personas con lipedema pueden también padecer enfermedades venosas, que podrían complicar el tratamiento requerido y el estado de las zonas afectadas. Afortunadamente con el tratamiento adecuado, es posible controlar con éxito los síntomas presentados por el paciente en el transcurrir del tiempo. ¿EN QUÉ CONSISTE? Es desconocida la causa exacta del lipedema, pero debido a que la enfermedad afecta casi exclusivamente a las mujeres, se sospecha que las hormonas femeninas desempeñan un papel crucial. El lipedema suele empezar o empeorar durante la pubertad, un embarazo, la menopausia, o después de una operación ginecológica. Asimismo, debido a que muchas pacientes de lipedema tienen familiares que la padecen, se sospecha que los genes también estén implicados. La obesidad ha...